El pasado día 12 de diciembre la Sección Tercera de la Sala Tercera del Tribunal Supremo dictó la Sentencia núm. 1766/2018 en el recurso de casación núm. 4959/2017 seguido contra la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias por la que se anulaban determinados preceptos del Decreto 113/2015, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de las viviendas vacacionales de la Comunidad Autónoma de Canarias. En concreto, la Sentencia del Tribunal autonómico anulaba el artículo 3.2 y el subapartado tercero del apartado IV del Anexo 2 del Decreto.

El recurso de casación se deliberó conjuntamente con el recurso 3760/2017, y se concluye en la Sentencia que, a la vista del procedimiento de elaboración del Reglamento, la razón de la existencia de los preceptos impugnados era favorecer la oferta de productos alojativos tradicionales con exclusión de la oferta de viviendas vacacionales de las zonas turísticas, lo que resulta contrario a los principios de necesidad y proporcionalidad enunciados en el artículo 5 de la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de garantía de la unidad de mercado. Por esta razón, se confirma la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.